EL PINTOR DE LAS ESTRELLAS

Desidero Erasmo de Rotterdam (c. 1469-1536) era lo más parecido en su época a una estrella del Rock.

Fue un intelectual cosmopolita que vivió y viajó en varios países europeos, lo que le permitió hacer amistades muy influuyentes tanto en las cortes como en las universidades (cuya concepción moderna tanto le deben a sus ideas).

Los eruditos de varias naciones le consutaban a menudo, sus obras escritas le hicieron muy famoso y durante un tiempo donde quiera que fuera se le recibia con honores y lo aclamaban por igual nobles, religiosos e intelectuales.

Por eso se dice que era “el equivalente renacentista a una estrella internacional”.

Como todas las personas brillantes no estuvo exento de polémica. Su posición privilegiada y la resonancia que tenían sus palabras le llevó a poner de manifiesto los abusos comentidos por los papas y por algunos clérigos pero también criticó por su hipocresía a quienes decían querer reformar la iglesia.

Finalmente, como toda buena “estrella del rock”, su figura entró en declive. Quienes le aclamaban, le rendían honores y le pedían consejo acabaron pidiendo su cabeza y tachándole de cobarde y hereje.

Alberto Durero hizo varios dibujos de Erasmo y el grabado que ha quedado para la posteridad y que se reprodujo en muchos de sus textos.

Erasmo no fue la única estrella internacional que Durero retrató. En la obra Grabados Profanos y Sagrados hemos querido incluir varios grabados de personalidades de su época, realizados por él, que ponen de manifiesto su imporancia como retratista.

Entre dichos retratos, además de Erasmo, encontramos a Maximiliano I , el emperador, la máxima autoridad política de Europa. También a Alberto de Brandeburgo,  arzobispo alemán y elector del Sacro Imperio Romano Germánico. Y como no, a Willibald Pirckheimer, abogado, humanista, militar y hombre de negocios. Un hombre tremendamente popular en su época.

Realizar los retratos de personalidades de tan distintos ámbitos, (política, religión, cultura y negocios) es algo así como si ahora un artísta recibiera el encargo de retratar al Papa Francisco I, a Donald Trump,  a un premio Nobel de literatura (¿nos valdría Bob Dylan?) y a un empresario de éxito como Bill Gates. Ese sería el equivalente mas aproximado en nuestro tiempo. ¿Se dan cuenta del poder y el prestigio que tenía Durero para recibir estos encargos?

Si Erasmo de Rotterdam era una “estrella del rock” Alberto Durero fue el pintor de las estrellas.

Compartir..

 

Teléfono: 933 903 135

E-mail: info@cmeditores.com

.

Solicite ahora su catálogo y consiga un facsímil gratis!

Solicite un folio facsímil sin coste alguno para que pueda comprobar personalmente la calidad de nuestras obras. Déjenos sus datos de contacto y recibirá un catálogo monográfico del titulo o títulos de su interés y el folio facsímil gratuito. (Los campos marcados con "*" son campos obligatorios).

Nombre* :

Dirección* :

Código Postal*:

Teléfono*:

E-mail*:

Comentarios: